Mi paso por Sydney

En el último post les explicaba que tuve la suerte estos meses de recorrer la costa este de Australia, y les narraba como llegue a Port Douglas. Hoy, retomando este relato les contaré como regrese a Gold Coast pasando por Sydney.

Bajar desde el norte de Queensland a la capital del estado de Nueva Gales del Sur, Sydney, lo hice en un vuelo low cost, no hubo aquí demasiada aventura, pero era una forma rápida de recorrer una gran distancia que ya había conocido subiendo, por eso preferí aprovechar el tiempo en la ciudad.

Cairns-Sydney

El inicio de todo.

Sydney es la ciudad más grande y más poblada de Australia, es probablemente la Ópera de Sydney la imagen mental que todo el nunca ha estado en este país se hace al oír hablar de él.  Es por decirlo de alguna manera, la cara internacional de Australia debido a que en ella se acogieron diferentes eventos internacionales deportivos.

Sydney esta situada a orillas de la Bahía de Jackson, eso la hace muy atractiva en general, aunque debo reconocer que como no podía ser de otra manera, a mi, una amante de la historia, lo que más me gusto fue pasear por “The Rocks”.

La historia de Australia comienza en “The Rocks”, el barrio más antiguo de Sydney, donde hace poco más de doscientos años llegó la primera flota de prisioneros enviada por el gobierno británico, ante la imposibilidad de llevarlos a las antiguas colonias norteamericanas, que acababan de obtener la independencia.

El barrio de “The Rocks” se sitúa en un lugar privilegiado, entre la Ópera y el famoso Puente de la ciudad. Pasear por este distrito histórico es retroceder hasta comienzos del siglo XIX: sus calles adoquinadas, plagadas de antiguos pubs (llamados “hoteles”) y residencias adosadas de los antiguos trabajadores, han sabido mantener su encanto colonial con el paso del tiempo.

Se celebra cada fin de semana en este curioso barrio un mercado, lleno de puestos de arte, de ropa, de comida y es típico en los mercados australianos que haya una parada destinada a la venta de: huevos de canguro reales, ya sea con forma de abridor de botellas, llaveros etc. También es normal encontrar mandíbulas de tiburón, o cinturones, bolsos, llaveros y demás accesorios de piel de cocodrilo. Este mercado le da un toque bohemio a esta zona de la ciudad.

Next station: Ópera de Sydney & Hardbour Bridge

Sinceramente iba muy ilusionada por ver la Ópera de Sydney, y sí, es bonita y muy grande, pero lo que realmente impacta es el puente! es verdaderamente inmenso, al verlo el recuerdo de la Torre Eiffel o el coliseo Romano son minúsculos en comparación, la sensación que uno experimenta al sentirse tan insignificante frente a una masa tan enorme de materiales es extraña. Por la noche, el puente con la noria por detrás y las luces de los barcos pasando continuamente generan un ambiente muy acogedor. Parece mentira que lo que era antiguamente una ciudad para convictos hoy sea uno, sino el mayor, centro turístico de Australia.

Otra cualidad muy bonita de Sydney es que pese a ser una gran ciudad y albergar 4.000.000 de habitantes (estimados en 2008) es muy verde y limpia (al menos durante el día, por la noche como toda ciudad australiana se descontrola), el área metropolitana está rodeada de parques nacionales que contienen bahías y ríos.

En Sydney tuvimos increíbles días de sol, fresco por la noche. Recorrimos Chinatown aunque la verdad no me llamo mucho la atención este barrio chino es igual que los muchos que hay en grandes ciudades del mundo. Luego nos adentramos en un gigantesco mercadillo Paddy’s Market donde puedes encontrar todo y más! Fue realmente un rato muy divertido encontramos cosas auténticas y cosas extrañas y ridículas también.

Sydney es bonita, pero que diferente es la imagen mental que uno se hace de Australia antes de venir que después, probablemente sea la imagen que más me ha cambiado de un país. Os aseguro que cuando mencione “Australia” a partir de ahora, no será la Ópera de Sydney lo que venga  mi cabeza, será la gente y su amabilidad, los animales, los paisajes de ensueño, los inmensos árboles, sus extensas y poco pobladas playas y mis divertidos ratos surfeando y recordaré Sydney cuando algún amig@ me haga la pregunta de rigor: “¿has ido a Sydney?” que por cierto, aclaro para muchos que me lo comentan: no es la capital de Australia!! La capital de Australia es Canberra a 300 km de Sydney.

Por último, me gustaría comentarles que dormimos en un backpacker recomendable (raro en mi, no me gustan mucho los backpackers) se llama “Wake up” desde allí puedes ir caminando a todos los principales puntos de interés turístico de la ciudad (importante ya que el transporte público es muy caro) y además, esta delante de la estación de tren por lo que, es cómodo si como nosotros pretendes conocer también Blue Mountains en los alrededores de Sydney, pero esa es otra aventura que me quedará pendiente para el próximo post!

See ya!

Anuncios
Categorías: Escapadas por el mundo | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: