Empezar de cero: vértigo y buenas sensaciones!

Anna y yo en Girona a mi regreso de Australia

Mucha gente me pregunta sobre como se toma la decisión de dejarlo todo y marchar…y siempre pienso en que para mí es más fácil marcharme que volver (comprobado varias veces). Marcharse es sentir un impulso muy fuerte por cumplir un objetivo y dejarse llevar, lo siguiente es: avisar a tus seres queridos, hacer las maletas, dejar el empleo (si no viajas por empleo) y seguir tu camino.

Volver en cambio, lo único que tiene de fácil es que siempre estás a tiempo! jajaja…Es difícil, al menos para mí, he de reconocer que no lo suficiente como para evitarme marchar, pero cuando vuelves estas como un “homeless” hasta que encuentras un piso donde vivir y finalmente te mudas, vuelves a la tarea de buscar empleo que aunque estés cargado de pilas y ánimos de aplicar en tu nuevo empleo todo lo aprendido, suele ser dura. A estas circunstancias, debes sumarle una sensación que dificulta todo: aquel fresco recuerdo que aún la rutina no ha podido alejar de los bellos sitios que acabas de dejar detrás. En ese instante, siempre tengo el mismo deseo, querer que mi vida fuese una película para poder retroceder y vivir una y otra vez ciertos momentos, ver ciertos lugares, oír ciertas danzas, oler cierto olores, incluso los feos, porque esos también te trasladan.

Pero estoy aquí en Girona, de homeless claro, esa etapa no pasa rápido, buscando empleo y lo reconozco, a ratos, aunque mi vida no sea un film, me dejo llevar por mis recuerdos y logro volver a ciertos lugares, les parecerá increíble pero aún puedo sentir ciertos olores y sabores.

Lo bueno es que con los años uno aprende a “saber volver” para mi saber volver sobrellevar el post-viaje lo mejor posible sin dejar de disfrutar como el primer día de tu ciudad, casi como si fueras turista, volver a ver a los amigos que te hacen sentir en casa! y a la familia, salir a pasear con ganas, disfrutar de ver caras conocidas y reconocer lo que ha cambiado y lo que a cambiado y lo que no. Nunca me había pasado, será que es mi sitio, será que #Girona es demasiado bonito, o simplemente será madurez…o como diría mi madre: “es todo un poco”.

Llegué y es como si el verano me hubiese estado esperando, no me puedo quejar, entre trámite y trámite, paseo, disfruto de la ciudad y comienzo a incorporar mis actividades abandonadas como ir a correr, leer más frecuentemente y poco a poco vuelvo a las tareas domésticas que durante 6 meses estuvieron casi ausentes. Lo de siempre, se siente nuevo y lo que era nuevo ya se siente parte y deja de ser nuevo…extrañas sensaciones, hermosas sensaciones que regala el viajar.

Algo si les puedo asegurar, el recuerdo de #Indonesia nunca será lejano, porque Asia deslumbra, relaja, divierte, asombra y también te hace más humano…pero de ello hablaré la próxima!

Anuncios
Categorías: Escapadas por el mundo | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: