Escapadas por el mundo

Volver a lo antiguo, para descubrir lo nuevo

Siempre que me siento a escribir sobre un nuevo viaje que se aproxima, tengo sensaciones parecidas, estoy ansiosa por descubrir una nueva cultura, la adrenalina de lo desconocido se apodera de mí  y la curiosidad alarga los días previos como cuando era una niña y esperaba el verano.

Hoy me encuentro a días de un nuevo viaje, lo raro, es que no conoceré nada nuevo, o…sí?, aún no lo sé. Pero, la realidad, es que estoy ansiosa, la curiosidad por verlo todo y a todos es enorme, pero no voy a lo desconocido, sino que vuelvo a los orígenes: vuelvo a casa.

Después de 5 años, lo conocido ya no es tan conocido…o sí, habrá que comprobarlo. Desde lejos, y con un simple golpe de vista, l@s amig@s han sido padres, otr@s se han casado, otros han perdido a sus padres, hay quienes ya no viven en las mismas ciudades, incluso mis padres ya no viven en la misma casa, mi perrita ya ha muerto, mi hermano es abogado y no el estudiante que era cuando estuve allí por última vez, entre muchos otros cambios.

A veces me pregunto ¿Cómo puede de repente tu lugar, tu universo, tu “todo”, cambiar tanto en sólo 5 años?.Siempre concluyo en que da igual “cómo”, simplemente, ha cambiado. Y si algo me gusta a mí, son los cambios, para que mentir, son para mí el medio de la evolución y la búsqueda de lo que más felices nos hace.

Y a mí, en medio de tanto cambio, aquí y allá, me hace extremadamente feliz que mi pequeño universo y todos los que forman parte de él sigan allí después de todo. Ahora también, les tocará a ellos descubrir mis cambios.

Lo cierto, es que nunca un viaje había sido tan reflexivo para mí antes de emprenderlo. A esto le he llamado: la magia de volver a lo antiguo para descubrir lo nuevo.

Nunca más oportuno, esto de hablar sobre volver a los orígenes para descubrir el presente y el futuro el día en que se acaba el año y comienza uno nuevo.

…”Es curioso eso del destino, siempre acaba hallando la forma de que acabemos justo donde más pertenecemos.”

Es así que enero de 2016, me encontrará tomando mates con mis amigas en la playa como en los viejos tiempos, pero seremos más, estarán también nuestras parejas. Podré surfear con mi primo, que la última vez que lo vi era un bebe de 3 años. Tendré charlas con mi madre…pero aún mas largas de lo normal…si es que es posible eso.

Volveré a vivir (aunque sólo sea por unos días) en la “vecindad” como le llamamos al edificio donde viven vari@s amig@s. Volveré a montar a caballo, conoceré las hij@s de mis amig@s y l@s que están en camino y les llevaré a cambio un trocito de mi vida aquí, mi leal y paciente compañero catalán.

Volveré a pasear por mi Buenos Aires querido…

Veré mi país con los mismos ojos, pero con una mirada diferente, en parte porque ya no es lo único que conozco, pero también porque deberé enseñarlo a los ojos de un extranjero y enseñarle a quererle…pero seamos realistas, no es una tarea difícil porque es Argentina es preciosa!.

Bueno “Che” me dejo de sensaciones y me voy armar la “valija”(maleta) …vamos hablando! 

25716_344127292568_5463719_n

Pinamar, Buenos Aires. Argentina 2010.

 

 

Categorías: Escapadas por el mundo | Deja un comentario

Indonesia: paraíso terrenal. Parte II

Hay sitios que me encantan, en el sentido actual de la palabra, es decir, que estoy muy a gusto allí. Pero también, en el sentido antiguo de ésta, lo que significa que quedo reducida, incapacitada para actuar por arte de un encantamiento. Y es que por momentos, estoy “no-operativa” porque aún pienso en Indonesia y cuando recuerdo ese viaje estoy ausente de mi realidad actual, y lo peor, es que me gusta esa sensación y repito cada día.

Ahora mismo me encuentro en la biblioteca, sitio donde todo el mundo esta concentrado en aquello que vino a hacer: estudiar, enviar cv, redactar una carta, etc…y yo en Indonesia. Estoy allí, paseando por Ubud, oliendo el incienso de las ofrendas que reina por las mañanas, sintiendo el sonido de los carros y miles de motos mezclado con el sonido metálico de las campanas e instrumentos de percusión de los templos. En mi paseo en moto, veo balineses esculpiendo las caras de los dioses en piedra a la vieja usanza en templos nuevos y veo como el intenso sol que reina todo el año en este país de clima tropical ilumina los escalonados y verdes (casi fosforito) campos de arroz.

 

Rice Fields

 

Me detengo para contemplarlos y pregunto como llegar al parque donde protegen los elefantes que se rescatan de Sumatra, sitio donde la caza aun esta permitida, y continúo camino hasta encontrarlo, al norte, a unos 40 km de Ubud.

 

Elephant Park

 

Entonces transcurre una maravillosa mañana, rodeada de estos tiernos y enormes animales…los acaricio, los alimento, disfruto de ver las familias bañarse, comer y ver a las hembras poner límites a hijos y machos, una experiencia inolvidable!

 

Cuando salgo del parque aprovecho para ir a visitar el Templo Pura Kehen, ya que en el templo “madre” que es Pura Besaki hay na ceremonia religiosa por lo que es imposible acceder. Este templo esta situado en el extremo norte de la aldea de Bangli a pie del monte Batur y fue construido para ver el pueblo de Bangli desde la colina. Aquí se consagra a tres dioses (Shiva, Brahma y Vishnu) del hinduismo y lo que más me llamó la atención al llegar es la escalinata para acceder al templo, famosa imagen de sus dos elefantes.

 

Pura Kehen, Bangli.

 

Al subir, además de la estructura típica de los templos hindúes se encuentran destellos de arquitectura parecida a la china y un gran árbol de unos 700 años de antigüedad.

 

Vuelvo al centro de Ubud para recargar fuerzas para continuar y mientras busco un sitio donde descansar y comer, veo a mi paso pequeños templos del centro de la ciudad y algunas curiosidades de la misma.

Entonces recuerdo que debería descansar porque por la noche subiré al volcán Batur, en una excursión que sale a las 2.00 am para llegar sobre las 5.00 am y ver el amanecer en la cima y luego bajar contemplando el Lago Batur…

Y de pronto, pum! Un portazo en la biblioteca me trae de vuelta a Girona…bueno, al menos es viernes, hace buen tiempo me espera un fin de semana de deporte y sol…hasta la próxima!

Categorías: Escapadas por el mundo | 2 comentarios

Indonesia: paraíso terrenal. Parte I

Mi llegada a Indonesia, Bali, fue muy ansiada y hasta el último momento se hizo esperar. Fue de esos viajes que deseaba, y sabia antes de pisar suelo asiático que me fascinaría, y así fue. El principio del viaje fue inesperado, programe llegar el día 31/03 pero por caprichos de la aerolínea, en lugar de viajar directo a Denpasar (Bali), lo hice vía Melbourne. Sí, se que parece una locura y que si miramos el mapa de Australia, Indonesia esta al norte y Melbourne al sur, pero son cosas que pasan y no me quejo, pensaba volver a España sin pasar por la segunda ciudad más reconocida a nivel mundial de Australia y gracias a la mala gestión de la compañía aérea no fue así, y lo agradezco ya que Melbourne me gustó incluso más que la famosa Sydney, pero ese es otro tema.

En cuanto pise suelo balinés, me sentí a gusto…en la madrugada, debido al retraso del vuelo, en una ciudad casi sin luz y en un país poco desarrollado en cuanto a infraestructura se trata, es increíble lo seguro que uno se siente. Privilegio que incluso algunos países con mucha riqueza y desarrollo han perdido.

Bali es todo aquello que puedes imaginar en cuanto a playas paradisíacas y surf si visitas su península al sur, es también, perfecto para una inmersión en la cultura hindú si visitas Ubud y sus alrededores, también es ideal para los amantes de la naturaleza si viajas por el norte y recorres sus volcanes, lagos y parques con elefantes. Pero aún más alucinante te resultará si amas el mar y hacer actividades en él: buceo y snorkel son los protagonistas en cada playa por la variedad y cantidad de especies que habitan bajo el agua.

Pero, vamos al grano, les comento mi itinerario:

LLegamos a Denpasar, la capital de Bali, es un sitio de paso para los viajeros porque allí se encuentra el aeropuerto. A pocos kilómetros, esta la ciudad de Kuta famosa por albergar cantidad de surfistas principantes y Australianos que buscan fiesta. Es recomendable pasar un día o dos allí, no más, personalmente me pareció un poco sucia y no es lo más bonito de Bali. Pero esta bien para ir a comer a Sky Garden, una discoteka de 5 plantas que previo a su apertura diaria como tal, abre sus puertas (en su último piso) con un bufet libre por 4 € y hacer algunas compras muy baratas en sus famosas calles: Popi Line 1 y Popi Line 2. Aún así, recomiendo dejar estas actividades para el final del viaje si es que se ha de volver vía aeropuerto de Denpasar ya que Kuta esta a 10 minutos en taxi del mismo.

Nada mas llegar, al día siguiente marche a la península, paraíso de surfistas! diferentes playas como Padang Padang, Uluwatu y mi preferida BinGin Beach no tienen desperdicio. Pero vamos por partes, en Padan Padang encontrarás un puente y desde allí tendrás una impresionante vista a un mar minado de surfistas, para bajar a la playa sentirás que entras a un templo pero solo es la entrada a una bajada a través de un túnel estrecho que acaba en aquella preciosa cala de mar azul que rompe sobre inmensas rocas que decoran un paisaje de ensueño.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En Uluwatu, llegarás a un pequeño parking de motos y ni notarás que por allí hay playa, bajarás un sin fin de escaleras y recovecos hasta dar un pequeño “pueblecito” lleno de bares y pequeñas tiendas artesanales al borde de un acantilado. Aunque estés deslumbrado por la belleza del paisaje busca bajar aún más, encontrarás una estrecha escalera de roca que te llevará a un pequeño trozo de arena rodeado por enormes rocas que soportan inmensas olas rompiendo continuamente. Allí cuando parece que eso es todo, un simpático socorrista (que también vende helados ahí mismo) te dirá que cuando la ola se retira debes aprovechar para pasar corriendo y de cuclillas por debajo de unas rocas, no dudes y hazlo! Encontrarás la famosa playa de Uluwatu! Allí, incluso si creías que no te interesaba el surf disfrutarás de él, porque verás los mejores surfistas locales y disfrutarás de un espectáculo único!

Por último, en Bingin Beach tendrás todo en uno, horas temprano por la mañana, donde incluso podrás surfear sin ser un profesional, y a partir del mediodía disfrutarás de ver como las grandes olas desaparecen y el mar se convierte en una gran piscina de agua azul intenso. Es una playa rodeada de homestay, como ellos llaman a los alojamientos locales con la típica (forma de choza) y de chiringuitos de paja donde beberás los mejores smoothies de todo Bali!. Un lugar con encanto, donde seguro desearás o hasta harás como yo, que modifique mi viaje para quedarme allí más días! Y un dato a destacar, desde BinGin a las horas que la marea esta baja puedes ir caminando hasta Dreamland igual de bonita!

Alojado en Padang Padang con una moto de alquiler que cuesta 3.5 € el día recorrimos toda la península incluso el Templo de Uluwatu, donde se practica el hinduismo y el cuál esta dedicado al rey mono. Es un sitio de impresionante belleza natural, construido en un acantilado de unos 100 metros de altura donde el azul del mar y el verde de las selva contrastan formando una postal. Y por supuesto reinan los monos, sí, los famosos monos que lejos de asustarse de los seres humanos te roban todo lo que este a su alcance!

Cuando visitas un Templo hindu, debes de aprender a disfrutar de las ceremonias y de las majestuosas puertas que lo preceden ya que dentro poco encontrarás. Los templos son sitio cuasi vacíos, espacios donde se realizan ceremonias basadas en la danza y los rituales que implican dar ofrendas a los dioses, a mis ojos un espectáculo bellísimo cargado de aromas, sensaciones y sentimientos. Estamos acostumbrados a las religiones donde el centro de culto es más bien un sitio sobre cargado de figuras, objetos de valor y silencio, por ello el shock cultural es tan enriquecedor.

Disfruté en grande y aún lo hago, cada vez que viene a mi memoria, el modo en que bailan casi en un estado que parece “en trance”, coordinando el movimiento de las pupilas de los ojos, con el de los dedos de las manos y los pies, sin mover ningún otro músculo del rostro, algo espectacular! Y todo ello, en el marco de un templo construido en un acantilado mientras se sucedía la puesta de sol en una delas islas más exóticas del mundo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el sur como en toda la isla de Bali, disfrutarás de platos típicos como el Nasi Goreng (arroz frito con verdudas y pollo) y Mie Goreng (noodles fritos también con verduras), de la amabilidad de su gente que siempre esta sonriendo, que te ayudan desinteresadamente y que hacen del sitio un lugar aún más encantador. Verás y olerás en cada puerta, cada mañana, las ofrendas que dejan a los dioses equilibrando así los humores de los dioses malos y de los buenos, apaciguando a los primeros y agradeciendo a los últimos. No verás policías en estas islas, porque lo que regula el buen comportamiento de las personas es la creencia en el karma, según el cuál si haces el mal, ello vuelve sobre ti. Por tanto, nadie hace a otro lo que no quiere recibir, tal es así, que las motos están en la calle con las llaves puestas sin ningún candado y aparcadas durante horas, igual las bicis y los bolsos de los turistas que no sufren ningún tipo de robo, como si sucede en otros países del sudeste asiático.

 

 

Siguiendo con mi itinerario, luego de visitar toda la península con detalle, subí a Ubud, centro de la isla y os adelanto, mi ciudad preferida: cede de templos, campos de arroz espectaculares, reserva de elefantes, museos, danzas típicas, los mejores masajes balineses de la isla, baños de yogur y más! pero todo a su debido tiempo…así que hasta la próxima!

 

Ubud

Categorías: Escapadas por el mundo | Deja un comentario

Empezar de cero: vértigo y buenas sensaciones!

Anna y yo en Girona a mi regreso de Australia

Mucha gente me pregunta sobre como se toma la decisión de dejarlo todo y marchar…y siempre pienso en que para mí es más fácil marcharme que volver (comprobado varias veces). Marcharse es sentir un impulso muy fuerte por cumplir un objetivo y dejarse llevar, lo siguiente es: avisar a tus seres queridos, hacer las maletas, dejar el empleo (si no viajas por empleo) y seguir tu camino.

Volver en cambio, lo único que tiene de fácil es que siempre estás a tiempo! jajaja…Es difícil, al menos para mí, he de reconocer que no lo suficiente como para evitarme marchar, pero cuando vuelves estas como un “homeless” hasta que encuentras un piso donde vivir y finalmente te mudas, vuelves a la tarea de buscar empleo que aunque estés cargado de pilas y ánimos de aplicar en tu nuevo empleo todo lo aprendido, suele ser dura. A estas circunstancias, debes sumarle una sensación que dificulta todo: aquel fresco recuerdo que aún la rutina no ha podido alejar de los bellos sitios que acabas de dejar detrás. En ese instante, siempre tengo el mismo deseo, querer que mi vida fuese una película para poder retroceder y vivir una y otra vez ciertos momentos, ver ciertos lugares, oír ciertas danzas, oler cierto olores, incluso los feos, porque esos también te trasladan.

Pero estoy aquí en Girona, de homeless claro, esa etapa no pasa rápido, buscando empleo y lo reconozco, a ratos, aunque mi vida no sea un film, me dejo llevar por mis recuerdos y logro volver a ciertos lugares, les parecerá increíble pero aún puedo sentir ciertos olores y sabores.

Lo bueno es que con los años uno aprende a “saber volver” para mi saber volver sobrellevar el post-viaje lo mejor posible sin dejar de disfrutar como el primer día de tu ciudad, casi como si fueras turista, volver a ver a los amigos que te hacen sentir en casa! y a la familia, salir a pasear con ganas, disfrutar de ver caras conocidas y reconocer lo que ha cambiado y lo que a cambiado y lo que no. Nunca me había pasado, será que es mi sitio, será que #Girona es demasiado bonito, o simplemente será madurez…o como diría mi madre: “es todo un poco”.

Llegué y es como si el verano me hubiese estado esperando, no me puedo quejar, entre trámite y trámite, paseo, disfruto de la ciudad y comienzo a incorporar mis actividades abandonadas como ir a correr, leer más frecuentemente y poco a poco vuelvo a las tareas domésticas que durante 6 meses estuvieron casi ausentes. Lo de siempre, se siente nuevo y lo que era nuevo ya se siente parte y deja de ser nuevo…extrañas sensaciones, hermosas sensaciones que regala el viajar.

Algo si les puedo asegurar, el recuerdo de #Indonesia nunca será lejano, porque Asia deslumbra, relaja, divierte, asombra y también te hace más humano…pero de ello hablaré la próxima!

Categorías: Escapadas por el mundo | Deja un comentario

Una extraña sensación….

El comienzo del final. Aeropuerto de Brisbane. Australia 2015

Hola a tod@s!! Estaba desaparecida, lo sé! pero… ¿Cómo no estarlo y cómo no olvidar la tecnología cuando entras en el maravilloso mundo que es Asia? Y que decirles, si comienzas como habrán espiado en facebook #yundiamefui, por una de las joyas del continente: #Indonesia, más precisamente #Bali!

Pero este post no es par hablar de ello, sin duda haré más adelante un largo post o unos cuántos sobre este viaje! No solo porque como siempre adoro compartir mis experiencias con vosotr@s sino también, por si alguien se anima y quiere repetir mi ruta!

Pero ahora mismo, he sentido ganas de hacer un paréntesis en mi narración sobre viajes y explicarles como me siento en este momento. Sentada en el aeropuerto de #Brisbane, viviendo mis últimas 16 horas en #Australia al mejor estilo de “The Terminal” (aquella pelicula de Tom Hanks en que él vive en el aeropuerto) a la espera para coger el primer vuelo de los 3 que me llevarán de regreso a #Barcelona.

Estas horas sirven para recordar lo vivido, hacer un balance del viaje y reflexionar sobre todo aquello que con la vorágine del día a día viviendo constantemente situaciones nuevas e inesperadas no podemos realizar. Estas horas sirven par asimilar todo lo aprendido, pero no les voy a mentir sirven también para generar nostalgia. Un sentimiento que equilibra mi balanza y me permite darme cuenta que aquellas dificultades enormes que presenta el vivir fuera y que por momentos parecen dejarme ciega y solo ver lo malo de un sitio, no hicieron más que enseñarme, dejarme buenos amigos y hacerme encariñar con la gente y la ciudad en la que viví. Me hace dar cuenta que aquella situación desesperante que me hizo refunfuñar hoy me saca una sonrisa y un quizás volveré…nunca se sabe!

Y es que cómo olvidar la sonrisa eterna a todas horas de los australianos, siempre alegres! Los incansables gestos de educación constante a todas horas, las charlas en el trabajo, los días de surf, mi primera vez con koalas y canguros, mis 2500 km en auto-caravana, mis risas y mis malos con ratos con nuevos amigos que parecen amigos de hace años! La escuela, los paseos en bici, los loros de colores en el balcón, runing en la playa, paseos en Cavill Avenue, el mercado, las tormentas tropicales y el mar siempre delante al despertar.

Como olvidar que después de una vida de padres pagando clases de inglés para no aprender nada, llegue a Australia y sin casi notarlo cumplí el que para mi era mi mayor objetivo: mejorar mi ingles, el cual entendía perfectamente pero por alguna extraña razón no lograba hablar. Y así, el día menos pensado, como si de un interruptor que se enciende se tratara comencé a hablar fluido y a no traducir nada de lo que quería decir, llegue incluso a soñar en inglés!

De la misma forma, un día después de mucho intentarlo y de verlo cada vez más difícil, aquella indomable tabla de surf se convirtió en mi mejor amiga permitiéndome contemplar la costa de Australia y tomar el sol sobre ella como si de la cubierta de un barco se tratara.

Y todo aquello imposible se fue poniendo en su sitio, normal cuando comienzas tu vida de cero en otro país, en otro continente…nada más y nada menos que en down under!

Y ahora 6 meses después, estoy aquí sentada intentando retroceder el reloj para que este día aún no llegue…porque aún tengo ganas de viaje. Porque aún tengo ganas de aprender, de crecer y de vivir experiencias nuevas. Pero pese a esta sensación de tristeza que me invade cada vez que veo y oigo un avión despegar a mi lado, sé que regresar también será bonito…porque estas experiencias cambian a las personas, las ayudan a crecer y a ver la vida de otra manera, a gestionar las circunstanciaras de otra manera y el volver es eso: una circunstancia, que cogeré con fuerzas y ganas para aplicar todo lo aprendido este tiempo y así lograr vivir cada día como deseo que sea!

See ya Australia, I’ll never forget!!!!!!!! #DownUnder

Categorías: Escapadas por el mundo | 3 comentarios

Mi paso por Sydney

En el último post les explicaba que tuve la suerte estos meses de recorrer la costa este de Australia, y les narraba como llegue a Port Douglas. Hoy, retomando este relato les contaré como regrese a Gold Coast pasando por Sydney.

Bajar desde el norte de Queensland a la capital del estado de Nueva Gales del Sur, Sydney, lo hice en un vuelo low cost, no hubo aquí demasiada aventura, pero era una forma rápida de recorrer una gran distancia que ya había conocido subiendo, por eso preferí aprovechar el tiempo en la ciudad.

Cairns-Sydney

El inicio de todo.

Sydney es la ciudad más grande y más poblada de Australia, es probablemente la Ópera de Sydney la imagen mental que todo el nunca ha estado en este país se hace al oír hablar de él.  Es por decirlo de alguna manera, la cara internacional de Australia debido a que en ella se acogieron diferentes eventos internacionales deportivos.

Sydney esta situada a orillas de la Bahía de Jackson, eso la hace muy atractiva en general, aunque debo reconocer que como no podía ser de otra manera, a mi, una amante de la historia, lo que más me gusto fue pasear por “The Rocks”.

La historia de Australia comienza en “The Rocks”, el barrio más antiguo de Sydney, donde hace poco más de doscientos años llegó la primera flota de prisioneros enviada por el gobierno británico, ante la imposibilidad de llevarlos a las antiguas colonias norteamericanas, que acababan de obtener la independencia.

El barrio de “The Rocks” se sitúa en un lugar privilegiado, entre la Ópera y el famoso Puente de la ciudad. Pasear por este distrito histórico es retroceder hasta comienzos del siglo XIX: sus calles adoquinadas, plagadas de antiguos pubs (llamados “hoteles”) y residencias adosadas de los antiguos trabajadores, han sabido mantener su encanto colonial con el paso del tiempo.

Se celebra cada fin de semana en este curioso barrio un mercado, lleno de puestos de arte, de ropa, de comida y es típico en los mercados australianos que haya una parada destinada a la venta de: huevos de canguro reales, ya sea con forma de abridor de botellas, llaveros etc. También es normal encontrar mandíbulas de tiburón, o cinturones, bolsos, llaveros y demás accesorios de piel de cocodrilo. Este mercado le da un toque bohemio a esta zona de la ciudad.

Next station: Ópera de Sydney & Hardbour Bridge

Sinceramente iba muy ilusionada por ver la Ópera de Sydney, y sí, es bonita y muy grande, pero lo que realmente impacta es el puente! es verdaderamente inmenso, al verlo el recuerdo de la Torre Eiffel o el coliseo Romano son minúsculos en comparación, la sensación que uno experimenta al sentirse tan insignificante frente a una masa tan enorme de materiales es extraña. Por la noche, el puente con la noria por detrás y las luces de los barcos pasando continuamente generan un ambiente muy acogedor. Parece mentira que lo que era antiguamente una ciudad para convictos hoy sea uno, sino el mayor, centro turístico de Australia.

Otra cualidad muy bonita de Sydney es que pese a ser una gran ciudad y albergar 4.000.000 de habitantes (estimados en 2008) es muy verde y limpia (al menos durante el día, por la noche como toda ciudad australiana se descontrola), el área metropolitana está rodeada de parques nacionales que contienen bahías y ríos.

En Sydney tuvimos increíbles días de sol, fresco por la noche. Recorrimos Chinatown aunque la verdad no me llamo mucho la atención este barrio chino es igual que los muchos que hay en grandes ciudades del mundo. Luego nos adentramos en un gigantesco mercadillo Paddy’s Market donde puedes encontrar todo y más! Fue realmente un rato muy divertido encontramos cosas auténticas y cosas extrañas y ridículas también.

Sydney es bonita, pero que diferente es la imagen mental que uno se hace de Australia antes de venir que después, probablemente sea la imagen que más me ha cambiado de un país. Os aseguro que cuando mencione “Australia” a partir de ahora, no será la Ópera de Sydney lo que venga  mi cabeza, será la gente y su amabilidad, los animales, los paisajes de ensueño, los inmensos árboles, sus extensas y poco pobladas playas y mis divertidos ratos surfeando y recordaré Sydney cuando algún amig@ me haga la pregunta de rigor: “¿has ido a Sydney?” que por cierto, aclaro para muchos que me lo comentan: no es la capital de Australia!! La capital de Australia es Canberra a 300 km de Sydney.

Por último, me gustaría comentarles que dormimos en un backpacker recomendable (raro en mi, no me gustan mucho los backpackers) se llama “Wake up” desde allí puedes ir caminando a todos los principales puntos de interés turístico de la ciudad (importante ya que el transporte público es muy caro) y además, esta delante de la estación de tren por lo que, es cómodo si como nosotros pretendes conocer también Blue Mountains en los alrededores de Sydney, pero esa es otra aventura que me quedará pendiente para el próximo post!

See ya!

Categorías: Escapadas por el mundo | Deja un comentario

Carretera sin manta!

DSC_0011 (2)

A veces viene bien repasar mentalmente las cosas que hemos hecho los últimos años para poder valorarlas mejor. Cuando lo hago, no puedo evitar comenzar siempre pensando en aquel momento en que acabe la universidad con 21 años y aún no había subido nunca a un avión y no solo eso, nunca había salido de mi país, aunque moría de ganas de hacerlo y pasaba horas y horas de cada día imaginando y soñando despierta con aquel momento.

Pienso en que logré conocer España mejor incluso aún que mi propio país, sin perderme casi ningún rincón y, finalmente quedarme a vivir allí, algo que parecía imposible. Visité desde entonces algunos países de Europa como Francia, Italia, Grecia, Alemania, República Checa, Austria, Irlanda, UK, Portugal, Andorra, Turquía y algunos de África como Túnez, Marruecos, Egipto, Gambia y Senegal y aún me faltan muchísimo por conocer y sigo soñando con ello igual que lo hacía la niña de 21 años que nunca había salido de su país. Pero no por ello dejo de ver la realidad, es decir, que me encuentro en Australia intentando asimilar todo lo que he visto y aprendido estos últimos meses y a la espera del siguiente destino…

Dicho en palabras, “6 meses” parece muy poco tiempo cuando de vivir en un sitio se trata, pero cuando las ansias por conocer más y más te movilizan a veces dan para mucho! Y es que aún teniendo que trabajar y estudiar y siendo este un país caro en todos sus sentidos, lo que limita mucho la disponibilidad para viajar, he podido recorrer toda la costa este de Australia QUE NO ES POCO.

Como fue esto? Pues podríamos decir que en dos partes, un primer GRAN viaje antes de navidad y pequeños viajes el resto de los meses.

El gran viaje consistió en salir desde Gold Coast y llegar a Cairns, unos aproximadamente 2500 km en auto-caravana (o también llamada van) cómo se suele decir “carretera y manta” pero aquí con el clima sub-tropical lo dejaremos en carretera sin manta!. Después subimos un poquito más hasta Port Douglas para bucear en la Gran Barrera de Coral y al final comenzar el retorno.

costa este aussie-recorrido

Fue toda una aventura, como ya conocíamos Brisbane recogimos allí la “van” y marchamos directo a Noosa, precioso, a mi parecer es como un gran parque natural con un pueblo dentro y con unas playas increíbles. Todo muy verde y las edificaciones no son altas, de manera que no desentonan con el entorno natural y no afectan la vista humana cuando de apreciar el paisaje se trata. Luego de disfrutar de un bonito día en Noosa seguimos camino dirección Hervey Bay, allí era el punto donde se coge el barco para cruzar a Fraser Island, nuestra siguiente parada.

Noosa

Hervey Bay es un minúsculo pueblo portuario, casi desierto pero muy auténtico ya que allí solo llega gente para subir y bajar en estos barcos y los pocos habitantes siguen el curso de sus vidas como si esto no pasara inmersos en una realidad que más bien parece de décadas pasadas.

Fraser Island es una isla con aguas turquesas, donde pueden verse en teoría dingos (perros salvajes típicos de la fauna australiana), tortugas marinas y realizar rainforest, que para quién no sabe que es, consiste en dar paseos de aventura por la selva. Digo en teoría, porque a nosotros nos tocó el diluvio universal y poco pudimos disfrutar de esta isla, ni ver dichos animales. Aún así, si de rainforest se trata nada como el Parque Nacional Daintree en Cairns del que más adelante hablaré. En Fraser Island, lo que más disfruté fue la visita al lago McKenzie, con agua transparente y tibia casi como de una gran piscina termal con vistas a las montañas se tratase.

Bajo una lluvia torrencial que duraría tres días y luego de volver de Frazer Island, continuamos camino dirección Airlie Beach, y a partir de aquí el paisaje cambió totalmente. En la medida que te acercas al norte del país cada vez es más espectacular.

Pasamos rápidamente por Mackay y antes de llegar a Airlie Beach nos quedamos totalmente parados, la cantidad de lluvia había desbordado el rió y éste, que pasaba por encima de la carretera.

DSC_0003 (3)

Cinco horas pasamos allí, y he de decir que me sirvieron para aprender mucho de la gente de aquí, lo que imaginé al llegar conduciendo y ver el panorama fue lo que en otros países había visto, gente enfadada, quejándose de la infraestructura del país, del gobierno que no hace nada para evitarlo, de que llegan tardes a uno u otro sitio…etc. Y para mi grata sorpresa, encontré gente que sabiendo que puede ocurrir esto, lleva para leer, tejer y disfrutar de ese tiempo libre. Gente que se acercaba a explicarnos sobre el río y la naturaleza australiana y a decirnos lo bueno que es que pasen estas cosas porque así les daba la oportunidad de hablar con gente nueva. Me comentaban una y otra vez que no pasa nada, que eran solo unas horas o tal vez un día hasta que el agua bajase. Fue tal el relax, y la amabilidad que sentí a través de ellos que yo tampoco tuve en esas horas sensación de preocupación, ni tan sólo de aburrimiento, todo lo contrario, hablé con la gente, reí e hice fotos del increíble paisaje.

Cuidado! canguro sueltos!

Cuando el agua bajo, la policía comenzó a dar paso a los grandes camiones, que en Australia les hay con triple y cuádruple trailer y luego a las furgonetas y coches y fue así como continuamos viaje a Airlie Beach. Este sitio puede que haya sido el que más me gusto del viaje, un pueblo pequeño, pintoresco, lleno de vida de día y de noche y con unas playas de ensueño. El enclave para cruzar a las famosas White Sundays que no pude ver por cuestiones económicas, pero que puedo imaginar porque la costa desde donde salen los ferry a estas islas ya poseen una arena blanca, fina, suave y un mar turquesa increíble!

Desde aquí salimos hacia Cairns, a mi parecer esta no es una ciudad muy bonita, es bastante industrial, pero todo lo que a naturaleza se refiere brilla en todo su esplendor a sus alrededores! Aquí en Cairns se encuentra el famoso Parque Nacional Daintree donde realmente comprenderás el sentido de la palabra rainforest. Pero, ¿como llegar?, es muy fácil, si dispones de coche o como nosotros que íbamos en auto-caravanna compras un billete ida y vuelta y cada unos 20 minutos aproximadamente llega una plataforma en la que subes con tu coche y esta atraviesa el río plagado de cocodrilos hasta dejarte del otro lado dentro del parque. Si no tienes vehículo hay excursiones programadas cada 30 minutos. Una vez del otro lado del río,  puedes contratar una excursión o coger el mapa y con tu coche realizar las perfectamente indicadas rutas. Merece la pena porque veras infinidad de especies de arboles, no sólo cantidad de especies sino arboles que seguramente no hayas visto nunca en tu vida, formas, colores y tamaños difíciles de describir ya que de hacerlo debería dedicar solo un post a los árboles de Australia y cómo no a los animales!

En los alrededores de Cairns disfrute mucho también de las playas y sus increíbles amaneceres y atardeceres…lugares a recomendar: Palm Cove.

Amanecer en Palm Cove 5 am

En estas playas recordarás todo lo que sabías o habías leído antes de pisar Australia respecto de sus peligros, ya que en estas preciosas playas hay tiburones, cocodrilo (sí, en agua salada) y medusas, pero aún así no sentirás sensación de peligro, esta todo controlado, hay áreas especiales para bañarse y esta todo perfectamente indicado.

Finalmente en Cairns abandoné la “van” que tantos buenos recuerdos me dejó y partí a Port Douglas en busca de la más esperaba experiencia en Australia: bucear en la Great Barrier Reef!!!!!! en este punto no me detendré ya que he dedicado un post sólo a ello debido a lo maravilloso que fue y que puedes leerlo pinchando aquí : https://yundiamefui.wordpress.com/2015/02/18/gran-barrera-de-coral-you-know/

Así llegaba en el norte de Queensland, al punto de inflexión de mi recorrido,  y decidía empezar el retorno a casa pero no sin antes pasar por Sydney, pero esto queda para la próxima! No te olvides, aún tengo que contarte cómo fue Sydney y Blue Mountains y el regreso a Gold Coast en un tren de 14 horas; y por supuesto los otros pequeños viajes por el resto de la costa este Australiana!!

See ya later! (Nos vemos luego!)

Categorías: Escapadas por el mundo | 1 comentario

Grandes verdades y mentiras sobre Australia

Me encuentro en la cuenta atrás de mi aventura australiana y no puedo evitar repasar los meses vividos y comentar que he aprendido y qué era y qué no, como imaginaba antes de llegar aquí.

El resultado cuasi final de mi balance es que venir a Australia no es lo que las agencias venden, es muy diferente. Mejor? Peor? Pues como todo en esta vida, eso depende de que sea lo que tú valores. Para mí, a nivel personal fu mejor de lo que esperaba y a nivel económico peor de lo imaginado!. Lo irónico, es que venía a este país con la idea totalmente inversa. Es decir, en un país demasiado “americanizado” o “yanqui” para mi gusto, no esperaba aprender grandes cosas de la sociedad; mientras que, aunque no era mi principal objetivo, sí esperaba incrementar un poco mis ahorros.

En conclusión, creo que hay grandes mentiras sobre Australia y muchas verdades ocultas…o poco contadas.

3 Grandes mentiras:

-Australia, dinero fácil: No es un país donde se haga dinero fácil, donde vengas unos meses trabajes y vuelvas con ahorros a casa. Claro está, que siempre hay excepciones, pero no es la generalidad.

Si tienes ciudadanía Australiana, vivirás muy bien y sin grandes sacrificios, incluso podrás vivir sin trabajar con las ayudas del gobierno, solo tienes que estudiar algo, por ejemplo inglés (para inmigrantes con nacionalidad australiana las clases son gratuitas). Otra buena opción es si tienes una “Working holidays” (Visa por un año que te permite trabajar 40 horas semanales si lo deseas) y trabajas MUY DURO, en ese caso también te ganarás muy bien la vida.

Todas las demás opciones, no te permitirán ahorrar dinero.

Si vienes como turista y trabajas ilegal que sepas que si te pillan te deportarán y sucede más de lo que se sabe, y mucha gente no es consciente de que después de una deportación se tienen problemas para conseguir visado en todos los países del mundo.

Si por otra parte, decides venir con visa de estudiante, que sepas que ganarás dinero pero lo dejarás en Australia en la academia que estudies para poder tener la visa y en vivir, ya que el costo de vida es realmente alto. Y tienes que saber que conseguir empleo estable y en buenas condiciones no es rápido.

20141030_143026

-En Australia no hay muchas personas que hablen español: La mayoría de españoles no van a Londres porque hay demasiados Españoles y dicen que acabas no aprendiendo ingles; se supone que aquí tan lejos no se escucha casi hablar español. Mentira! esta lleno y no sólo de españoles, también hay una gran cantidad de brasileros, colombianos, chilenos y peruanos (en este orden de cantidad).

-Aprender inglés: no nos engañemos, aprender o no inglés depende del interés que tu pongas. Por su puesto, que si pagas un curso de inglés, vas a clase 5 horas al día, cada día de lunes a viernes aprendes ingles, pero aquí o donde sea.

Para estudiar ingles por ejemplo, “general english” unos 6 meses aproximadamente cuesta (al menos e Gold Coast) unos entre 6000$ u 8000$, por ello, es probable que decidas pagar un curso más barato y aprender inglés viviendo, trabajando y relacionándote con la gente, esta es una buena opción, pero dependerá de ti no perder el objetivo porque hay muchísimos hispanos en Australia. Aclaro esto, porque antes e venir aquí, a mí me parecía impensado que en Australia hubiese sitios donde hasta pudieras trabajar en tu propio idioma (ej. Guzmán y Gómez restaurante).

Podría mencionar una 4 mentira, pero no implica a todo Australia, solo implica a Gold Coast, y es que todas las agencias te aseguran 300 días de sol al año y nada de frío. Mentira. En 6 meses, 3 fueron de mucho calor, ahora por las noches ya refresca y necesitas una chaquetita fina o algo, sigue siendo verano, el clima es sub-tropical pero NO se puede venir a Gold Coast solo con chanclas y pantalones cortos si vas a estar todo un año.

Por otro lado, debes saber que existe una estación de lluvias intensa que dura mínimo dos meses y ese tiempo el sol poco se ve. Aunque he de reconocer, que fuera de la estación de lluvias el sol brilla plenamente y los días son preciosos en la costa de oro australiana.

Verdades poco mencionadas:

-Educación de la gente: lo que más me sorprendió de este viaje es la educación de la gente, en todo sentido, son personas que jamás olvidan un por favor, ni un gracias. Jamás olvidan saludar cuando llegan a los lugares, respetan las filas, ceden el sitio en el transporte público, ceden el paso al caminar y al entrar en un lugar, te preguntan si necesitas ayuda si te ven perdido..y podría seguir dando ejemplos durante horas!

-Importantes valores que aquí no se han perdido: Si vienes a Australia experimentarás como es vivir un país con valores tal y como muchas veces nuestros padres nos explican que eran las sociedades en su época. El respeto y la inclusión de los ancianos en la sociedad, lo solidarios que son con las causas justas y las instituciones sin ánimo de lucro en las cuáles no sólo donan dinero sino que participan.

-Respeto a la naturaleza: en Australia no se mata ningún animal, ni tan solo las cucarachas gigantes que tanto abundan en Queensland. Las medusas que aparecen en la orilla el mar y que en mi país y en España, la gente junta con un cubo y las mata, aquí también las juntan con un cubo pero para devolverlas al mar. Este es solo un ejemplo simple, pero la verdad con estar aquí basta para captar este respeto que tienen a la naturaleza aunque nadie te explique que lo tienen.

Si tienes la oportunidad de pasar un tiempo en Australia (no solo en ciudades grandes como Sydney o Melbourne) oirás todo el día la infinidad de sonidos de múltiples especies de aves y verás las diferentes especies de arboles enormes que habitan.

Desde pequeños los niños aprenden a conocer y respetar el mar, la fauna y la flora y es algo que perdura en ellos de adultos dejando como resultado una sociedad que respeta el entorno en el que vive. Por dar un ejemplo, no verás en Australia niños espantando pájaros, ni molestando los animales.

Otro ejemplo,  las noticias a veces muestran gente que pesca tiburones de dimensiones enormes y a pesar de haber muchos y de que ocurren fatalidades a veces, una gran arte de la población no esta de acuerdo con pescarlos, ni matarlos, aquí se considera a cada ser de este planeta necesario para el equilibrio natural de las especies y así debería ser en todos los países.

-El deporte parte indispensable de la vida de un australiano: Aquí todos hacen deporte, niños que con 3 años ya surfean y abuelos que con 60 y más no se quedan detrás, mujeres de 50 años que hacen body board, y una sociedad que, corre, va en bicicleta, se ejercita en los parques los cuáles todos tienen máquinas para ello y hasta las futuras mamás hacen yoga al aire libre, etc. El deporte y la naturaleza van de la mano.

DSC_0763

-Van descalzos: muchos aussie van descalzos por la vida, a comprar, a pasear, a reunirse con amigos, a la playa,hasta a llevar un curriculum a un bar. Es extraño al principio, pero real y típico de ellos. He de reconocer que desestresa y te hace sentir libre, imagina por un momento la situación: en Gold Coast con clima sub-tropical, en pantalones cortos y camiseta la mayor parte del año y con el plus de ir descalzo por la vida si ninguna otra actividad para hacer en tu tiempo libre que deporte o relax en la playa, sinceramente el que sea normal ir descalzo por la city acaba siendo un “gran qué”!

He aquí unas primeras conclusiones sobre lo que encontrarás y lo que no en “down under”…que pueden ayudarte a decidir tus objetivos respecto a viajar a Australia.

Hasta la próxima!

Categorías: Escapadas por el mundo | Deja un comentario

Cómo es dejarlo todo y marchar…Again!

Aerlie Beach

A que me refiero con dejarlo todo y marchar?, hago referencia  aquella situación de estabilidad que da el vivir en un país, tener un trabajo estable, tu casa, tus amigos, tu familia y entonces decidir hacer un “break”, aquel paréntesis en tu vida para el cuál precisas abandonar la casa, dejar el trabajo y la mayor parte de tus pertenencias y con maletas en mano partir a un nuevo destino.

Cuando pienso en como han sido las experiencias de “dejarlo todo y marchar” (en mi caso ya la tercera) creo que cada vez que repito es más fácil. Pero difiero con la mayoría de la gente en el porque de esto.

Lo primero que se suele pensar, es que el hecho de que sea más fácil o más difícil depende del país al que marches, de la cantidad de tiempo que estés fuera, del clima, del idioma y de muchos otros factores. La realidad para mí no es esa.

La clave de porque es más fácil la segunda vez que la primera y la tercera, más que la segunda, radica en nuestra actitud frente a la incertidumbre.

La incertidumbre, entendida como la inseguridad que causa no saber donde vivirás, de que trabajarás, cómo será la gente, lo bien que se te dará comunicarte en otro idioma, etc. Pero esto, esta presente en cada viaje. La diferencia se encuentra en el nivel de inseguridad o estrés que esta te cause a ti.

Si algo aprendes viajando, es que no pasa nada por no saber que harás mañana, donde dormirás, o de que vivirás porque de una u otra forma siempre sales adelante. La solución te puede agradar más o menos, pero siempre hay una salida. Aquel nubarrón nunca dura para siempre y cuando menos lo esperas sale el sol. Además, una vez que encuentras la solución lo que queda es darle forma hasta que sea de tu agrado (si es que no lo era inicialmente).

Lo que resulta de todo esto se llama APRENDIZAJE.

He aprendido viajando? Muchísimo! Un ejemplo de ello es esta lección, que mi padre me trasmitió infinitas veces desde mi adolescencia pero me fue imposible aprender y aplicar en mi vida cotidiana, hoy en día gracias a los viajes he logrado hacerlo y cada vez que lo hago pienso en mi papá. Se trata de: “no adelantarse a los problemas”, una lección corta, clara, que parece fácil de lograr pero que la gran mayoría de la gente no puede hacer.

La gente malgasta sus días pensando en los posibles problemas que vendrán. Cuando la realidad demuestra que, si el problema acaba por suceder, habremos estado preocupados y sin disfrutar de otras cosas: antes, durante y (no entiendo porque) pero después del problema también continuaran amargados por lo que ya pasó. Es decir que, si el problema no llega a producirse, pierden maravilloso tiempo en vano. Y si se produce, no ganan nada, ni evitan nada con preocuparse antes, ni después, la clave esta, en OCUPARSE durante.

Lograr no caer en la tentación de pasar el día quejándonos por lo que puede pasar, es difícil, pero cuando saboreas la agradable sensación que es disfrutar de las cosas simples sin pensar en lo que pasará en el futuro, aquel mal hábito, deja de ser una tentación y casi como si por arte de magia se tratara encuentras gente en tu misma sinfonía y poco a poco sin darte cuenta te alejarás de los que siempre se quejan por lo que vendrá.

Las circunstancias pueden ser mejores o peores, a veces se hace cuesta arriba el camino, pero definitivamente la cuestión está en la actitud con que vivimos cada día.

Estas es una de las tantas cosas que uno jamás se plantea como objetivo de un viaje y que el viajar nos regala y nos hace cada vez querer más!

Hasta la próxima!!

Three Sisters-Blue Mountains

Categorías: Escapadas por el mundo | Deja un comentario

Aussie Experience, ahora se viene lo bueno!!!

Hola a tod@s! Estaba desaparecida, después el subidón que fue recorrer 2500 km por la coste este de Australia en caravana, bucear en la Great Barrier Reef, conocer Sydney y Blue Mountains llegaba el momento de hacerlos deberes hahaha! Así fue que di paso a la tan odiada rutina que me sigue como si de mi sombra se tratase y a la que a veces debo dejar que se instale para poder estudiar, trabajar, o ambas cosas. En esta ocasión pase los últimos meses trabajando en una cafetería para pagar parte del alto costo económico que supone mi experiencia en Australia. Y en mi “day off” necesitaba ir a la academia para mantener vigente el visado.  Además estábamos aún en la estación de lluvias por lo cual intentaba ir a la playa o al parque a ver canguros o pavos reales cuando el clima me lo permitía. Así pasaron los últimos días, escuela, trabajo y algún que otro paseo. DCIM100GOPRO Este período de “rutina” en un país que no es el que uno vive o reside usualmente, sirve para valorar o acabar de definir que quieres y que no a tu vuelta. En mi caso particular me sirvió para confirmar que en Catalunya me tratan como en casa, si que soy y seré siempre extranjera pero no me lo hacen notar en el sentido negativo de esta condición, mientras que aquí el hispano-parlante es la mano de obra barata que realiza el empleo que los Australianos no quieren hacer o realizan, pero en mejores condiciones. No me quejo puesto que lo sabia antes de llegar, pero vivirlo no es igual. Aún así, lo acepte puesto que gracias a este empleo pude pagar parte de mis gastos aquí. Pude confirmar aunque nunca dudé de ello, que soy una enamorada de Girona…de sus playas, de su picos, de su casco antiguo, de su gente…y llegue por primera vez en la vida a extrañar un sitio, en el sentido que se extraña “una casa”. Pero también, confirmé que soy una enamorada del viajar, y aún cuando estoy en medio de un viaje, cuando la rutina se apodera de mi día a día, vuelve a envolverme aquella sensación de no querer dejar pasar el tiempo trabajando porque ése es tiempo en el que podría estar conociendo sitios nuevos. Y entonces, vuelve a librarse la batalla entre lo indispensable y lo deseado. Vuelvo a poner en práctica mi paciencia, aquella que me permite disfrutar del día a día sabiendo que eso es necesario para volver a emprender viaje. Esta es una gran experiencia en muchos sentidos, si bien es cierto que venía con el objetivo de ahorrar y aprender ingles y el primero no se cumplió, uno de dos es un buen promedio. Y a eso debo sumarle que he alcanzado objetivos personales con los que ni tan solo contaba. Nunca dejará de sorprenderme cuanto (tanto en cantidad como en calidad) puede llegar a evolucionar y aprender el ser humano viajando. Ahora estoy en la recta final de mi experiencia, a mi visa le quedan dos meses, es seguro que este último estaré en Gold Coast sin trabajar disfrutaré de la playa, el sol, el surf, mi cumple y lo mejor de todo: World Surfer League (QuikPro)!!!! No siempre uno se va a vivir a otro país una temporada y tiene la suerte de que el deporte nacional le gusta, y encima que pase por la ciudad donde te instales el campeonato del mundo y puedas ver en el agua, dando lo mejor de sí en un escenario natural increíble como es Snapper Rocks en Coolangatta, a todos aquellos que siempre has visto por TV.

Que será del último mes?…ya os contaré más adelante…pero seguro tiene que ver con viajar 🙂

Categorías: Escapadas por el mundo | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.